martes, 3 de enero de 2012

Niño comiéndose una rata: el cine y los sentimientos


Los que saben o creen que saben o no saben una mierda (mr mierdas patrocina esta sección) pero dicen que entienden mucho dicen que en el cine hay una serie de elementos que definen la calidad de una película. Su composición, su narrativa, su fotografía...y yo la verdad es que me meo en todo eso.

A mi las películas tienen que emocionarme, tienen que hacerme reir o llorar o sufrir o pasar miedo, tienen que llegarme al corazón o a la mente de alguna manera, tienen que absorberme...

Leía hace poco dos críticas de la misma película y lo que para uno de los críticos era vulgar, panfletero, facilón, tópico y lacrimógeno, para el otro era todo lo contrario, era profundo, nada lacrimógeno y lejos de ser tópica hablaba de una película necesaria para estos tiempos.

La verdas es que no vi la película de la que hablaban los críticos, pero me dio la sensación de que el primero hablaba con demasiada suficiencia, casi casi con asco de la película, mientras el segundo hablaba con cariño y con un sentimiento de identificación hacia la historia que contaban.

Todos somos fruto de la suma de la genética y la educación, entendiendo la educación como un conjunto de actividades que se dan entre la escuela, la familia, la calle, el entorno y las experiencias y dicha educación en cierta manera nos posiciona ante la vida y ante las expresiones culturales, artísticas como el teatro, la pintura y el cine entre otras.

Así pues despojar al cine de sentimientos para analizar una película plano a plano, no es más que una tontería y completa pérdida de tiempo...¿para qué perder mil horas con una película, cuando en ese tiempo puedes ver 500?

Tomemos la siguiente situación: el sujeto A y el sujeto B ven una película. El sujeto A la califica de pedante, pretenciosa y aburrida, mientras el sujeto B habla de obra maestra. ¿Dónde buscamos la razón? ¿A quién se la otorgamos?, un análisis de la película a nivel técnico no nos puede dar la respuesta al conflicto porque el sujeto A y B son presa de sus sensaciones, de sus emociones.

Si un director resuelve la muerte de un personaje con un plano en el cual la cámara busca el cielo, como expresando el destino de dicho personaje, para unos es una preciosa sutilidad y para otros es simplemente una cursilería...quién tiene razón?

La mayoría de veces en realidad es una cuestión de gustos personales: Si el plano lo hace Clint Easwood en “Mistyc River” es una obra maestra, si lo hace Brett Rattner es una solución facilona de un director patético. Y no estoy comparando a ambos directores obviamente, porque si bien el primero atesora obras maestras el segundo atesora churros con mejor o peor sabor.

El plano perfecto no puede valorarse sino tiene un contenido emocional, en el cuadro que encabeza este post, vemos un niño comiéndose una rata pintado por Dalí. El cuadro es precioso, el niño una monada...pero no nos engañemos, se está comiendo una puta rata por el amor de dios!!!

4 comentarios:

fiona dijo...

Toda la razón, a mí me da igual que una película sea estéticamente perfecta o una obra de arte, si no me mueve nada, por eso paso de las críticas de los "profesionales", que encima, la mayoría de veces ni entiendo.

De los pocos de los que me fio es de Mr. Lombreeze.

1besico!

Mr. Lombreeze dijo...

Yo también me fío de la opiniñon de MrLombreeze, suelo coincidir con ella en la mayoría de los casos.En la crítica de cine existe, como en todas partes, un sector que anhela el elitismo intelectual. Pero también existe una parte de la audiencia que saca pecho de su propia taruguez. Ni lo uno, ni lo otro.
Para mí, como espectador, el Arte es emoción. La técnica la dejo para el Creador. Las figuritas de Lladró también llevan mucho trabajo.
Hay muchos creadores (o aspirantes a ello) que como espectadores no pueden dejar de lado su mirada técnica. No tengo nada que reprocharles, salvo cuando proclaman que la suya es la única mirada válida.
Cualquier "crítica" de cine me parece buena siempre que sea honesta, es decir, siempre que no esconda las cartas que está jugando y diga bajo que prisma está hblando de tal o cual película. Lo de la falta de personalidad y meneársela con una película tan normalita como Gran Torino es otro tema sobre el que no me voy a alargar.
Para mí no sabe de cine quien conoce más profundamente todo y cada uno de los aspectos de cómo hacer cine sino aquel que ha visto más películas del mayor número de géneros y estilos posibles.

Por cierto, Old Boy es una chorrada como un piano de cola Stenway and Sons.

En fin, sé que me repito, pero cada vez que hablamos de este tema no puedo evitar insertar este estupendísimo vídeo:
http://www.youtube.com/watch?v=Pj4MVtoNWZc

MrMierdas dijo...

Angel, sigues siendo uno de los pocos que habla en cristiano cuando hablas de cine y además, con criterio... por eso me "enamoré" de tí!!!

Fiona, Mr. Lombreeze alguna vez las mete como el tamaño de Utah, así que ándate con ojo!

Angel dijo...

Fiona tu si que sabes!!
MrL que gran video por favor que gran video!!!
MRM, me sonrojas!