martes, 9 de abril de 2013

Los últimos días


No vi la anterior película de estos hermanos así que no puedo juzgar su corta trayectoria pero si me baso en esta última puedo pensar que estamos ante los típicos directores que han hecho buenos cortos basados en buenas ideas y que luego han dado el salto al cine con el mismo perfil. Es decir buenas ideas que no acaban de funcionar en películas y que hubieran sido grandes cortos.

Lo mejor seguramente de la película es ver esa Barcelona devastada y esas calles por las que muchos paseamos a diario y la idea inicial como metáfora de la crisis que nos asola a nivel mundial. Lo peor sería ese final caprichoso muy forzado y un epílogo ridículo. Además de algunos momentos efectistas como el que se desarrolla en el centro comercial.

De todas maneras es de agradecer que en nuestro país se vaya más allá de los temas tópicos de casi siempre y se arriesge un poco. De todas maneras he leído varias criticas negativas de críticos españoles bastante ridículas y es que en este país si eres amigo de la critica te ganas mejores valoraciones.