lunes, 4 de febrero de 2013

El vuelo

Si a esta película le quitamos a Denzel Washington que como siempre interpreta a Denzel Washington, unos efectos especiales espectaculares en la escena del accidente aéreo que da origen a la trama y un puñado de secundarios de los que nos suenan mucho tendríamos un telefilm de esos de mediodía en TV.

Esta es una cinta en las que uno acaba pensando que la idea original era mucho más interesante y mucho más "hijadeputa" pero que al entrar un director importante y una estrella de caché ha acabado siendo una cinta que acaba dando moralina y un mensaje positivo antidrogas y anticualquiervicio y con varios finales a cual más ridículo...el último de todos es de verguenza ajena.

Algo lastrada por la historia de la relación del protagonista con la yonki la cinta evoluciona muy bien, vemos lo cabrón que es el protagonista hasta llegar al final donde la cinta se vuelve lo que nunca ha sido ni debió ser porque desde luego la película pedía otro final más valiente y arriesgado


Por el lado más positivo no se puede negar que Zemeckis alejado de la dirección desde hace mucho tiempo (dedicándose a la animación con resultados bastante regulares) mantiene un buen pulso como director y por otro lado también se puede destacar las apariciones de John Goodman al ritmo de "Simpathy for the devil"...ya se sabe que los camellos son lo más parecido al diablo.

4 comentarios:

David dijo...

mmm...pues no me animas mucho a verla, la verdad.

fiona dijo...

Tienes razón, Denzel siempre hace de Denzel...y claro, lo clava.

Con mi retraso natural (en ver pelis, coño), no creo que me de mucha prisa en verla.

1besico!

Mr. Lombreeze dijo...

Hay que reconocer que el culo de la azafata es tremendo.
El personaje de la yonki y el camello son clichés del cine noventero.
El final es lo más decepcionante.
Lo mejor, para mí, es el dilema moral de la historia: ¿un héroe borracho es un héroe o un borracho?

Ramón dijo...

Estoy de acuerdo. La película posee un aroma telefilmico que se salva por el buena hacer de Zemeckis (a quin no sólo hay que agradecer haber vuelto a la dirección de imágen real sino el también regalarnos una fugaz vision de la anatomía de Nadine Velazquez) y del reparto. La historia es otra de superación personal más con sobrecarga de moralina.

Saludos!!